Gender Article

Cuando las falsas ideologías de género entran a la iglesia

Por Phoenix Hayes

Una pregunta que surgió recientemente fue la siguiente: ¿Debo dejar una iglesia sólida si gran parte de los jóvenes que van a la iglesia se identifican como gay, trans, etc.? Tengo hijos que podrían ser influenciados. ¿Debemos irnos, o quedarnos y ser luz?

Si bien este es un tema preocupante para cualquier padre, creer que uno puede proteger a sus hijos de tales influencias contrarias al cristianismo simplemente cambiando de iglesia es, en el mejor de los casos, optimista y, en el peor, francamente ignorante. La  tendencia actual de género fluido que el mundo está siguiendo se ha impregnado en todas partes, desde las escuelas, la televisión, la música, los videojuegos, la publicidad, y sí – la iglesia. A menos que pretendas criar a tus hijos en una burbuja, va a ser imposible que nunca sientan los efectos de esta nueva ola en nuestra cultura. Y aunque las burbujas son seguras, también son paralizantes porque, nos guste o no, todo el mundo tiene que salir de esa burbuja eventualmente y cuando lo hagan necesitan crecer, no desmoronarse bajo los mensajes confusos que el mundo está enseñando. 

¿Estoy abogando por enviar a tus hijos a la escuela pública para que tengan una experiencia completamente inmersiva en el mundo? No. Cuando se trata de educar a tus hijos, si tienes una opción alternativa al sistema escolar público, tómala. Mientras que una burbuja es poco práctica y poco útil, lanzar a inocentes desequipados y fácilmente influenciables a más de​​ 30 horas semanales de adoctrinamiento contrario a la Biblia tampoco es ideal. También es donde se encuentran las mayores influencias de tus hijos: sus compañeros. No te preocupes, no estoy aquí para decirte que debes proveer una educación académica en el hogar (explicación: en Estados Unidos, las familias tienen la opción de no mandar a sus hijos a la escuela pública y darles una educación académica en el hogar) o enviar a tus hijos a una escuela cristiana privada. Esa es tu decisión. El Señor sabe que hay muchas escuelas cristianas caras que son cristianas sólo de nombre. El Señor también sabe cómo​​​​ tu familia pudiera enfrentar, tanto financieramente como emocionalmente, un programa de educación académico en el hogar. Así que, aunque estoy de acuerdo en que la educación académica en el hogar es ideal, simplemente no es para todos, y eso está bien – siempre y cuando usted esté discipulando activamente a sus hijos (pocos padres lo hacen).

Ahora , cuando se trata de tu iglesia, esa es otra historia. No olvidemos que la iglesia siempre ha estado llena de personas que están confundidas sobre la vida, la teología, la sexualidad y, sí, incluso su género. Lo que ha cambiado es la actitud de la cultura hacia estas cuestiones. Lo que una vez fue un tema raro y muchas veces aislante de disforia de género, se ha convertido en el pináculo de lo moderno, valiente y atrevido entre los jóvenes. Y más aún entre nuestras chicas. Como señala Abigail Shrier en su brillante libro Un daño irreversible: La locura transgenero que seduce a nuestras hijas, “entre 2016 y 2017 se cuadruplicó el número de cirugías de género para mujeres natales en los Estados Unidos, y las mujeres biológicas de repente representan -como hemos visto- el 70% de todas las cirugías de género”[1]. Realmente, las estadísticas son alarmantes, y las cifras no han aumentado de forma gradual, sino que literalmente se dispararon casi de la noche a la mañana. Ver cifras similares dentro de la iglesia es simplemente otra evidencia de lo fácil que es que estas ideologías se infiltren en los oídos y los ojos de nuestros hijos justo bajo nuestras narices. Si usted cree que su iglesia es única en esto, no lo es. Muéstrame una iglesia con gente joven y te mostraré una iglesia donde las identidades de género y sexuales están siendo desafiadas entre los jóvenes. La pregunta no es si debes irte, la pregunta es ¿qué está haciendo el liderazgo de la iglesia al respecto?

La única razón por la que estas ideologías tienen la oportunidad de arraigarse en nuestros jóvenes es porque las conversaciones vitales sobre el género, la sexualidad y la identidad desde una perspectiva bíblica no se producen en el hogar. Cuando estas conversaciones no ocurren en el hogar, ocurren en grupos de compañeros, o aún peor en salas de chat en línea. Si la familia no da un paso adelante y aprende a hablar con sus hijos sobre estos temas, la segunda línea de defensa es la iglesia. ¿Está tu iglesia enfrentando el desafío​´​? Quizás más específicamente,, ¿lo están haciendo el pastor de jóvenes y su equipo? Si es así, ¿qué están diciendo? Esto es lo que deberías preguntarte, no ¿debemos irnos?. Aunque admiro la consideración de mantener a tus hijos en este entorno para que actúen como “luces”, necesitan un liderazgo bíblico adecuado por parte de los pastores de tu iglesia. Si la verdad no está siendo enseñada de arriba hacia abajo, entonces no importa cuán brillante sea la luz de tu hijo, ellos necesitan salir de ahí. Una cosa es que los jóvenes sean de ejemplo entre sus compañeros y defiendan la verdad, y otra totalmente distinta es que lo hagan como un puente entre una enseñanza deficiente, un liderazgo de la iglesia deficiente y la verdad del evangelio.

Nuestros hijos son nuestro futuro, y aunque siempre habrá un tiempo para desafiar la verdad, poner a prueba los límites, y forjar incómodamente un sentido de independencia para sí mismos, esto debe hacerse en presencia de la gracia bíblica y verdad de sus líderes. Si tu iglesia no ha descubierto cómo tener estas importantes conversaciones sobre género y sexualidad, y si no están dispuestos a resolverlo lo antes posible, entonces sí, considera irte. Este tema no es difícil desde el punto de vista del liderazgo. Es complicado, como todas las debilidades humanas, pero no es difícil. No necesitamos que una iglesia, o un grupo de jóvenes, esté lleno de gente perfecta. Pero sí necesitamos líderes en la iglesia preparados y listos para abordar temas difíciles con la verdad, la compasión y la gracia.

Notas de pie de página:
[1] Abigail Shrier, Irreversible Damage: The Transgender Craze Seducing Our Daughters (USA: Regnery Publishing, 2020), 26.

______________________

Negante: Todos los puntos de vista expresados ​​por aquellos asociados con este ministerio o en nuestras plataformas no representan necesariamente las opiniones de Women in Apologetics, Inc. o los miembros individuales de su equipo

article categories

Share this post

Article Categories

JOIN THE WIA TRIBE

Become a WIA volunteer and enjoy the many benefits that come with it! Check out our current needs on the volunteer page.

BECOME A KEY PARTNER

Help us in our mission to educate, equip, and encourage women in Christian apologetics.

Copyright © Women in Apologetics. All rights reserved.

Scroll to Top

2024 WOMEN IN APOLOGETICS CONFERENCE

Reasons for

HOPE

9000 Stewarts Ferry Pike Mt. Juliet, TN 37122

September 13-14