Scale of Justice

¿Está Dios Justificado Al Permitir El Mal?

Autora: Lisa Quintana

[dropcap]M[/dropcap]uchos cristianos abandonan la fe debido a la falta de entendimiento del problema del mal.
Para prevenir que este problema continúe sucediendo, necesitamos considerar si Dios está
justificado al permitir el mal.

Acabo de terminar una sesión de verano en la Universidad de Biola como parte del programa
de Maestría en Apologética, sobre el tema de “¿Por qué Dios permite el mal?”, un curso
obligatorio para todos los estudiantes, debido a que el tema es la piedra de tropiezo número
uno para los escépticos. El Dr. Clay Jones ha dedicado los últimos años estudiando el tema, y
ha concluido que la mayoría de los cristianos hablan “solamente palabrerías” sobre el tema
del mal, explicando que fallamos darnos cuenta de la depravación de la humanidad, y de
nuestras propias naturalezas pecaminosas. Podemos ser espiritualmente poco reflexivos.
Olvidamos que, si no fuera por Jesús, todos estaríamos condenados al infierno. Sí, puede
sonar duro y poco popular en nuestra cultura actual, sin embargo, Dios es Dios Santo, y el
pecado no puede existir en Su Presencia. Así que si llevamos pecado con nosotros en la
eternidad porque no recibimos la salvación de Cristo, no podremos acercarnos a Dios.
Estaríamos en el infierno – un lugar ausente de amor.

Los ateos y los escépticos suelen usar el problema del mal para invalidar cualquier
posibilidad de la existencia de un Dios amoroso. Lo que fallan en comprender es el concepto
del libre albedrío. Cuando Dios creó a las personas, Él quería adoradores voluntarios, no
seres robóticos que no pudiesen elegir. Él ha provisto suficiente evidencia de Su existencia a
través del mundo natural, y la resurrección de Su Hijo, Jesucristo. Lo que Él nos pide es tener
fé: creer en las evidencias que ha proporcionado, pero también reconocer que hay un
elemento de confianza en lo que aún no ha provisto – todas las respuestas. Si tuviésemos
todas las respuestas, ¿tendríamos realmente libre albedrío?

En el siglo XX, se cometieron más atrocidades en el mundo que en cualquier otro siglo. Más
de 55 millones de personas fueron asesinadas sólo en La Segunda Guerra Mundial. No es

ninguna casualidad que justo previo a este siglo, la obra El Origen de las Especies fue
publicada, y muchos aceptaron el naturalismo como la explicación de nuestra existencia. La
ciencia se sentó en el trono de Dios. Esta nueva filosofía descartó miles de años de verdades
establecidas dentro de la cultura: verdades bíblicas que validaron al hombre como un ser
creado en la Imagen de Dios, y por lo tanto, de gran valor. Darwin tomó este valor, y lo tiró
en el inodoro. Ya no teníamos ningún valor intrínseco – ¿Cómo podríamos si nuestros
ancestros fueron simplemente simios? Fuimos creados de nada más que materia física y, al
fin y al cabo, solo “sobrevive los más fuertes”.

El punto más difícil de entender es que ningún grupo es inmune a esta tendencia asesina.
Millones han muerto en manos de personas de todo tipo de cosmovisión: ateos, cristianos,
musulmanes, etc. Si lees Hombres Ordinarios, encontrarás en el libro la historia de cómo un
grupo de policías se convirtieron en asesinos en masa. Frente al clima cultural del régimen
nazi, estos hombres comunes y corrientes, algunos policías, otros empresarios,
experimentaron la presión de “cumplir con sus deberes”, y dispararon a miles de judíos,
mujeres, chicos, ancianos y gente indefensa. Esto demuestra que cualquiera de nosotros
puede convertirse en uno de estos “hombres ordinarios”, y ser aptos para Auschwitz (uno de
los campos de exterminio establecidos por los nazis). ¿Podríamos decir verdaderamente que
no haríamos lo mismo? Claro que nuestra reacción inicial sería decir “¡Por supuesto que
NO!”, no obstante, si fuésemos completamente honestos, cada persona, dadas las mismas
condiciones de presión enfrentadas por estos hombres, podríamos quizá “cumplir con nuestro
deber” también. Toda la humanidad puede hundirse a los niveles más bajos de la maldad,
independientemente de su cosmovisión.

Autora: Lisa Quintana, El Problema del Mal.

Fuente Citada: http://womeninapologetics.com/staging/1148/is-god-justified-in-allowing-evil/
Traducida por: Sarah Buckland, editado por Karla Quesada.

article categories

Share this post

Article Categories

JOIN THE WIA TRIBE

Become a WIA volunteer and enjoy the many benefits that come with it! Check out our current needs on the volunteer page.

BECOME A KEY PARTNER

Help us in our mission to educate, equip, and encourage women in Christian apologetics.

Copyright © Women in Apologetics. All rights reserved.

Scroll to Top