Logical Fallacies Article Graphic March 2022

Guardándonos del Pensamiento Erróneo

Por Lisa Quintana

Cuando comencé a aprender algunas cosas sobre apologética, pensé que estaba lista para salir y empezar a convertir ateos. ¡Qué ingenua fuí! Con las mejores intenciones, y habiendo tomado algunas clases muy buenas, abrí  una cuenta de Twitter destinada a convertir a los perdidos, corregir la información errónea sobre la fe y compartir la evidencia del cristianismo. Pero mis primeros intentos en Twitter de alguna manera me llevaron a recibir un montón de «tweets» de ateos enojados. Me encontraba dando vueltas en este frenético lío de ataques de tweets, que parecía que todos los ateos en línea se abalanzaron sobre mí, etiquetando a esta apologista en ciernes en un caos del que no sabía cómo escapar. Cada respuesta que twitteé fue estrellada en mi cara mientras perdía rápidamente una batalla que no sabía que había comenzado. Y luego alguien dijo que estaba usando el «hombre de paja». Um… ¿qué? ¿Acaso estaba esto relacionado a una especie rara de espantapájaros? No tenía ni idea.

Seguí viendo estos términos como hombre de paja, cortina de humo y ad hominem. No sabía qué significaban, pero rápidamente aprendí que estaban relacionados con el pensamiento erróneo que ocurre al formular  argumentos. Entonces me di cuenta de que tenían que ver con la lógica, pero yo era la persona menos lógica que conocía. En serio. Los argumentos lógicos son como ecuaciones matemáticas con  palabras. Odiaba las matemáticas y estaba segura de que no me gustaría más la lógica. A medida que continuaba con mis estudios de apologética, supe que necesitaba tomar un curso de lógica. Tuve que aprender a argumentar mejor y entender lo que estaba haciendo mal, como por ejemplo, usar  la falacia del «hombre de paja».

Todo cristiano sensato debería saber un poco acerca de las falacias. Así que, ¿qué es una falacia? Una falacia es un argumento o forma de razonamiento engañoso, falso  o erróneo; el argumento contiene un fallo específico que puede distorsionar la claridad con la que una persona ve la realidad.[1]

Es común que a menudo las falacias pasen desapercibidas, ya que muchos no saben qué son o no han sido capacitados para reconocerlas. Entonces, ¿cómo podemos protegernos contra el pensamiento falaz? Tenemos que aprender a evitar errores comunes en el proceso de razonamiento estudiando qué hace que un argumento sea sólido y qué constituye un razonamiento falaz.

  1. Concéntrate en respaldar un argumento con un apoyo sólido.
  2. Reconoce tus presuposiciones y evita suposiciones injustificadas.
  3. Ten cuidado al analizar las conexiones de causa y efecto.
  4. Presenta evidencia sustancial para apoyar un argumento.
  5. Refleja claridad de pensamiento y expresión.
  6. Identifica evidencia útil para apoyar un argumento. Esto incluye hechos, documentación o testimonio que refuercen  una afirmación.
  7. Responde directamente al argumento de un oponente sin atacar el carácter (la falacia ad hominem; latín que significa «contra el hombre»), a menos que el carácter de la persona sea el problema lógico.
  8. Evita distorsionar el punto de vista opuesto o simplificarlo demasiado; toma tiempo para responder inteligentemente a su posición (la falacia del hombre de paja).
  9. Mantente en el tema: no introduzcas una distracción que confunda  o desvíe a las personas del argumento principal (la falacia de la cortina de humo).
  10. Sé justo con la evidencia contraria y muestra integridad intelectual al reconocer un punto de vista opuesto bien planteado.

Ejemplos de falacias del pensamiento

Hay muchos tipos de falacias del pensamiento. Uno de ellos  es cuando las personas relacionan  eventos con causas coincidenciales, formando una falacia de causa falsa. Un ejemplo sería concluir que un desastre natural es el resultado del juicio de Dios contra el pecado sin evidencia ni justificación. Otras formas de razonamiento problemático incluyen la falacia de causa simple que consiste en atribuir  algo a una sola causa cuando hay múltiples causas implicadas , y la falacia de pendiente resbaladiza, que afirma que una determinada acción desencadenará una serie  de eventos que conducirán a la devastación. Por último, las falsas analogías ocurren cuando alguien asume que solo porque dos cosas son similares en algunos aspectos, también deben serlo en otros. Tales argumentos, en el mejor de los casos, son sugestivos  y carecen de un razonamiento sólido. Es mejor apegarse a la buena evidencia de autoridades confiables.

Cuando usamos un mal razonamiento, ya sea por ignorancia o a propósito, tergiversamos al Señor. Él es el autor del pensamiento claro, y la integridad intelectual es fundamental en la vida del cristiano. Representamos a Jesús ante el mundo incrédulo y escéptico, por lo que debemos esforzarnos por reflejar las virtudes que Dios espera de quienes lo llaman «Señor». Estas incluyen la honestidad, la caridad y la justicia, así como la racionalidad, la coherencia y la cordura mental. La integridad intelectual es importante para Dios, y también debería serlo para el creyente.

Hoy en día, todavía no me considero la persona más lógica que podría ser. Suelo olvidar lo que significan ciertas falacias o no las reconozco en todos los casos. Pero tengo cerca una hoja de referencia  con definiciones breves de las falacias lógicas más comunes, que me ayuda a evitar el uso de falacias lógicas y me permite identificar rápidamente el mal razonamiento de otros. 

Aprender a evitar el razonamiento falaz ha sido un paso importante para poder defender el cristianismo con claridad, precisión e integridad. Como resultado, soy más precisa en mi representación de las creencias de los demás, más reflexiva en mis respuestas, y más persuasiva en difundir semillas de verdad que pueden beneficiar a otros y honrar al Señor.

“El temor del Señor es el principio de la sabiduría; los necios desprecian la sabiduría y la instrucción.” Prov. 1:7 

[1] Razón o conjunto de razones dadas con el objetivo de persuadir a otros de que una acción o idea es correcta o incorrecta.

Share this post

Categories

JOIN THE WIA TRIBE

Become a WIA volunteer and enjoy the many benefits that come with it! Check out our current needs on the volunteer page.

BECOME A KEY PARTNER

Help us in our mission to educate, equip, and encourage women in Christian apologetics.

Copyright © Women in Apologetics. All rights reserved.