pexels-life-matters-4614164

Inoculando a las masas: ¿Qué es la Teoría Racial Crítica?

Por La Nej Garrison

[dropcap]U[dropcap]n comediante hizo la siguiente broma acerca del nacimiento de su cuarto hijo: «¡Imagina que te estás ahogando y entonces alguien te da un bebé!». ¡Esta inmersión en la Teoría Racial Crítica (TRC) me hace sentir como si me estuviera ahogando sosteniendo dos bebés! El alcance de sus ideologías, implicaciones e impacto en nuestra sociedad es amplio y profundo. El brazo de CRT va más allá de la discusión sobre la raza y ahonda en las profundidades de lo que significa ser un seguidor de Cristo. Este artículo ofrecerá una visión general de su origen y explicará la intención y el alcance de la ideología. Se emplean varias fuentes para desarrollar esta teoría, pero hay que tener en cuenta que hay que trabajar más.

Sinceramente, había oído hablar vagamente de la TRC en el pasado, pero nunca con tanto fervor y frecuencia como últimamente. El término Teoría Racial Crítica se ha colado en el discurso dominante como norma y medio para resolver todos los problemas sociales relacionados con las injusticias raciales. Sin embargo, he sido cautelosa a la hora de adoptar algunas de sus terminologías y aprensiva al notar el nivel de influencia que esta teoría parece tener sobre cristianos y no cristianos por igual. La TRC adopta diversas formas y a menudo trata de eludir las etiquetas concretas y definitivas, pero algunos acuerdos comunes entre sus defensores crean un marco de evaluación.

 

Entonces, ¿qué es la Teoría Racial Crítica?

En los años ochenta, en los pasillos de la Facultad de Derecho de Harvard, los estudiantes se sintieron desilusionados y desanimados ante la postura de la universidad respecto a la sustitución de un profesor negro, Derrick Bell. Harvard no respondió a la petición de los estudiantes de contar con otro profesor negro. En su lugar, según sus críticas, Harvard buscó emplear a profesores con méritos intelectuales, independientemente del color de su piel, lo que se tradujo en la contratación de más profesores blancos.

En segundo lugar, la escuela eliminó las clases sobre temas raciales. [1] Aunque los estudiantes trataron de expresar sus opiniones a través de plantones, protestas, etc. Harvard se mantuvo firme en su decisión, creando así una forma en la que los estudiantes comenzaron a elaborar su trabajo de curso.

«En la confrontación local de Harvard, los organizadores estudiantiles decidieron boicotear el mini curso ofrecido por la administración y organizaron en su lugar El curso alternativo, una continuación del curso de [Derrick] Bell dirigida por los estudiantes que se centraba en el derecho estadounidense a través del prisma de la raza». [2]

Estos estudios alternativos, irónicamente financiados por los blancos, [3] originaron una teoría e inspiraron un movimiento a cargo de Kimberle Crenshaw, Neil Gotanda, Gary Peller, Kendall Thomas, y otros. La Teoría Racial Crítica se convirtió en un movimiento intelectual legal teorizado para evaluar la precedencia legal y las instituciones que oprimen sistemáticamente a las minorías. Las minorías incluyen a las personas de color, las mujeres, los pobres, los discapacitados, los obesos y los LGBTQ. La minoría es cualquier grupo subrepresentado. La TRC es una teoría que lo abarca todo y que no permite a sus adeptos diseccionar sus partes en función de sus preferencias personales, ¡es un compromiso de todo o nada con esta ideología!

 

Crítica a los prejuicios

En mi noveno grado, asistí a una escuela pública en Burbank, California. Mi madre, ex editora de Brides Magazine y escritora, criticaba cada trabajo que escribía, y yo pasaba muchas horas, entre muchas lágrimas, reescribiendo mis tareas. Sin embargo, parecía que me daban una calificación baja en cada entrega, independientemente de la calidad. Nunca obtuve una calificación superior a una «C». Con su maletín en la mano, mi madre programó una reunión con mi profesor de inglés. El profesor le dijo a mi madre que los alumnos de esa clase, todos de minorías, tenían cerebros más pequeños. En otras palabras, mi nota era un indicador de mi capacidad cognitiva. No hace falta decir que mi madre me sacó de esa clase. Comparto esta historia porque es esencial declarar que mi crítica a la TRC no se basa en una cosmovisión utópica. Yo, como muchos otros, he experimentado comentarios racistas, observaciones intolerantes, críticas prejuiciosas y acciones hirientes de todo tipo de personas. La diferencia es que la lente con la que evalúo el mundo no se basa en la existencia del racismo, el sexismo o cualquier «ismo»; en cambio, mi cosmovisión es a través de la lente de la existencia de Dios, la inerrancia de las Escrituras, el establecimiento de la Iglesia y la expectativa del regreso de Cristo. Así que, seamos claros, la TRC no es simplemente una evaluación del racismo en Estados Unidos o a nivel mundial, sino una cosmovisión que exige dogmáticamente que cada ciudadano acepte su ideología o se arriesgue a ser cancelado por la cultura.

 

Es hora de «DESPERTAR»

 

La TRC es una cosmovisión posmoderna

En el libro Cynical Theories, los autores seculares Helen Pluckrose y James Lindsay critican el marco de la TRC. La TRC es una cosmovisión posmoderna que refleja las condiciones actuales del mundo y rechaza la verdad objetiva. Aunque Pluckrose admite que no adopta todas las ideologías posmodernas, hay dos puntos intrínsecamente ligados al desarrollo de la teoría que tienen implicaciones significativas cuando se ponen en práctica.

  • «El principio del conocimiento posmoderno: Escepticismo radical sobre si el conocimiento objetivo o la verdad es obtenible y compromiso con el constructivismo cultural».
  • «El principio político posmoderno: La creencia de que la sociedad está formada por sistemas de poder y jerarquías, que deciden qué se puede conocer y cómo»”[4]

¿Qué significa que la TRC sea una teoría posmoderna? El posmodernismo rechaza la idea de un mundo independiente de la teoría/del lenguaje. La realidad, y la raza en particular, se construye socialmente. La verdad objetiva sobre la realidad no física de Dios es cierta para los cristianos, pero no necesariamente para los posmodernos. [5] Rechaza la idea de que el racismo es una condición del corazón y, en cambio, lo impone como una construcción social.

 

TRC odia a los blancos

Ser blanco es ser racista; por tanto, los blancos deben esforzarse por ser antirracistas. Los blancos se comprometen a ser antirracistas a través de una serie de procesos de arrepentimiento y reconocimiento continuo de su pecado de ser blanco.

Un destacado defensor de la TRC expone el problema:

  1. El racismo es corporativo y no individual.
  2. El racismo es el pecado de Estados Unidos.
  3. El racismo sólo está relacionado con la blancura. [6]

Respuesta

  1. Romanos 3:23 – «Por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios».  2. Proverbios 6:16-19 – «Seis cosas hay que el Señor odia, Y siete son abominación para Él: Ojos soberbios, lengua mentirosa, Manos que derraman sangre inocente, Un corazón que trama planes perversos, Pies que corren rápidamente hacia el mal, Un testigo falso que dice mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos». (El énfasis es mío)
  2. El diccionario Webster define el racismo como la creencia de que la raza es un determinante fundamental de los rasgos y las capacidades humanas y que las diferencias raciales producen una superioridad inherente a una raza en particular.  

Según la Escuela de Asuntos Públicos Luskin de la UCLA: «La TRC reconoce que el racismo está arraigado en el tejido y el sistema de la sociedad estadounidense. El racista individual no necesita existir para notar que el racismo institucional es omnipresente y la cultura dominante. Esta es la lente analítica con la que la TRC identifica que estas estructuras de poder se basan en el privilegio de los blancos y en la supremacía blanca, lo que perpetúa la marginación de la gente de color». [7]

En otras palabras, la TRC afirma que el sistema legal refleja los ideales opresivos de lo que ellos llaman «blancura». Ser blanco es ser inherentemente parte de un sistema que concede privilegios, independientemente de que uno sea consciente del sistema. El tema tan debatido sobre la idea del privilegio de los blancos está a flor de piel, pero se trata de algo más que el privilegio de los blancos, es la superioridad de los blancos que ha creado un sistema para que funcione en su beneficio. «La blancura no tiene que ver con tu biología, sino con tu ideología». [8] Es una falacia lógica de culpabilidad por asociación. Aunque seas blanco, obeso y pobre, se te sigue considerando clasificado bajo la categoría de «blancura». Así que, si preguntas a quién se le define como blanco, pues es una buena pregunta.

 

La TRC convierte a los negros en víctimas

La Teoría Racial Crítica es culpable de victimizar a los grupos minoritarios. La teoría racial TRC no es una defensora del progreso; en cambio, el progreso es trasladar la culpa de todos los males que aquejan a nuestras comunidades al sistema. La TRC no reconoce, en su totalidad, los logros de nuestros antepasados, a pesar del opresor. Randall Kennedy, un crítico de la Teoría Racial Crítica de la Universidad de Harvard, «… cree que los estudiosos de la TRC -o al menos los tres estudiosos en los que se centra- hablan demasiado del “victimismo racial”. Para decirlo sin rodeos, Kennedy critica a los estudiosos de la TRC por jugar, y exagerar, la carta de la raza». [9]

¡La Teoría Racial Crítica no reconoce los desafíos insuperables que los héroes y «heroínas» de nuestra comunidad superaron gracias a la perseverancia, la dedicación y el trabajo duro!

Esto incluye a inventores como: Benjamin Banneker, Biddy Mason, Norbert Rillieux, Jan Earnst Matzeliger, Madame C.J. Walker, Elijah McCoy, Granville T. Woods, Lewis Howard Latimer, Garrett A. Morgan, Mae C. Jemison

Esto incluye a científicos como: Katherine Johnson, Percy Lavon Julian, Lloyd A. Hall, Ernest Everett Just, Daniel Hale Williams, Stephanie Wilson, Louis Tompkins Wright, Charles Richard Drew, Dr. George Washington Book Carver. Y la lista continúa.

 

La TRC no reconoce otros factores que contribuyen a las disparidades en las comunidades negras.

La discriminación racial no es el único factor que sigue creando disparidades en nuestra comunidad. «Quince millones y medio de bebés negros han sido abortados desde 1973. Eso significa que el aborto es la principal causa de muerte entre los estadounidenses negros». [10] Es un hecho que hay un número desproporcionado de clínicas de Planned Parenthood en los barrios de las minorías en comparación con los barrios blancos. El Dr. La Verne Tolbert, ex miembro de la junta directiva de Planned Parenthood y fundador de Black Californians for Life, comenta: «Mi estudio continuó con una revisión de los antecedentes de la fundadora de Planned Parenthood, Margaret Sanger. Su autobiografía se encuentra en los estantes de la mayoría de las bibliotecas públicas. La filosofía eugenésica de Sanger, afinada por sus amigos, amores y camaradas socialistas [quienes] también estaban comprometidos con la eugenesia, está claramente expuesta: la mejora de la raza mediante la reproducción controlada». [11] ¿Dónde está el clamor por la destrucción sistemática de Planned Parenthood en nuestra comunidad? No hay ninguna porque no encaja en la narrativa de TRC.

 

Por último, si no es la TRC, ¿entonces qué? Justicia bíblica, no justicia social.

«Los padres no morirán por sus hijos, ni los hijos morirán por sus padres; cada uno morirá por su propio pecado» (Deuteronomio 24:16, NBLA).

La justicia bíblica no es hacer la vista gorda ante las injusticias, ni es elegir ignorar los datos estadísticos sobre las relaciones raciales en nuestro país. El verdadero cambio sólo puede llegar cuando el Espíritu Santo transforma los corazones y renueva las mentes de los que están en pecado. ¿Debemos esforzarnos por ser activos en la reforma social? Por supuesto. ¿Debemos abogar por los que no tienen voz? Por supuesto. La TRC es más que una reforma; es una revolución que cambia el uso del lenguaje para lograr ideologías que son inconsistentes con las Escrituras.

«Porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas; destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo» (2 Corintios 10:4-5, NBLA).

El instrumento que usamos para derribar las fortalezas debe estar firmemente plantado en la inspirada Palabra de Dios para una sanidad duradera. ¡Y la TRC no lo es!

 

Referencias:

[1] Editado por Crenshaw, Gotanda, Peller, Thomas. Critical Race Theory: The Key Writings that formed the Movement.The New Press, 1995

[2] Editado por Crenshaw, Gotanda, Peller, Thomas. Critical Race Theory: The Key Writings that formed the Movement.The New Press, 1995

[3] Editado por Crenshaw, Gotanda, Peller, Thomas. Critical Race Theory: The Key Writings that formed the Movement.The New Press, 1995

[4] Helen Pluckrose y James Lindsay. Cynical Theories: How activist Scholarship Made Everything about Race, Gender, and Identity. Pitchstone Publishing, 2020 

[5] Editado por William Lane Craig, Philosophical Foundations of a Christian Worldview.

[6] Voddie T. Baucham, Jr.Faultlines: The Social Justice Movement and Evangelicalism’s Looming Catastrophe. Salem Books, 2020

[7] Voddie T. Baucham, Jr.Faultlines: The Social Justice Movement and Evangelicalism’s Looming Catastrophe. Salem Books, 2020

[8] Voddie T. Baucham, Jr.Faultlines: The Social Justice Movement and Evangelicalism’s Looming Catastrophe. Salem Books, 2020

[9] Bennett Capers.Ohio State University Journal of Criminal Law, volume 12:1. Critical Race Theory and Criminal Justice

[10] Voddie T. Baucham, Jr.Faultlines: The Social Justice Movement and Evangelicalism’s Looming Catastrophe. Salem Books, 2020

[11] La Verne Tolbert. Keeping You and Your Kids Sexually Pure: A How to Guide for parents, pastors, youth workers, and teachers. Zondervan, 2002.

 

La Nej A. Garrison, MA es editora, educadora, escritora y filósofa. Está casada y tiene tres hijos salvajes y un perro inservible.

 

 

 

Descargo de responsabilidad: Todas las opiniones expresadas por las personas asociadas a este ministerio o en nuestras plataformas no representan necesariamente las opiniones de Women in Apologetics, Inc. o de los miembros de su equipo.
 

 

Share this post

Categories

JOIN THE WIA TRIBE

Become a WIA volunteer and enjoy the many benefits that come with it! Check out our current needs on the volunteer page.

BECOME A KEY PARTNER

Help us in our mission to educate, equip, and encourage women in Christian apologetics.

Copyright © Women in Apologetics. All rights reserved.